Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Información sobre Tecnología, Internet, Marketing y temas de actualidad

El blog de Dellorian

Historia del RAÍ

En función a la Ley Orgánica 15/1999 las entidades bancarias y de crédito tienen la capacidad de crear ficheros con listas en los que se incluyen información de impagos de personas jurídicas. A estos ficheros pueden acceder también determinadas empresas como las de telefonía. Entre los ficheros más conocidos destacan el Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI), la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF) o el Experian.

El Registro de Aceptaciones Impagadas

El fichero RAI está gestionado por el Centro de Cooperación Interbancaria desde 2005. Y a él pueden acceder las entidades bancarias para realizar un estudio de gestión de riesgo cuando reciben una solicitud de crédito. De este modo pueden comprobar la solvencia del cliente.

En sus inicios incorporaba datos de personas físicas y jurídicas pero la presión de grupos de consumo consiguió reducir su acción únicamente a personas jurídicas. Entre los datos de los que dispone este fichero destaca el número de efectos sin pagar, el importe a partir de 300, 51€ (importe estimado a 22 de Julio) y la fecha del último impago.

Desde enero de 2005 están asociados al fichero 232 entidades entre bancos, compañías de crédito o cajas de ahorro. Y su gestión está en manos del Experian Bureau de Crédito desde que se introdujeron en España en 1999.

Funcionamiento del RAI

Al igual que en otro tipo de ficheros, las entidades asociadas introducen los datos de los morosos de forma telemática a través de un software creado a tal efecto para el RAI. Mediante este programa gestionan las altas en el fichero, las bajas o cualquier modificación.

Esta información está disponible únicamente para entidades de crédito que vayan a conceder un préstamo o realizar un seguimiento.

En muchos casos el alta en estos ficheros se hace de forma automática en cuanto falla un pago y aunque el cliente no tenga conocimiento de ello, como ocurre en caso de las compañías de telefonía.

El cliente tiene la posibilidad de borrar estos datos y salir del RAI mediante el pago de la deuda y si no se eliminan en el plazo legal, puede presentar una reclamación legal en la Agencia de Consumo y en la Agencia de Protección de Datos.

A diferencia del resto de ficheros, en el RAI solo pueden acceder para consulta de datos las personas jurídicas mediante el certificado de identificación fiscal o CIF. El inconveniente de estar incluido en estos ficheros viene a la hora de que una sociedad necesite un crédito o un servicio bancario.

Existen empresas que trabajan en la gestión del derecho a consulta, modificado o borrado de datos en estos ficheros asegurando al cliente la salida total de archivos de morosos.

3d gilded euro oil
Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post